EL VIENTO EN LAS CORTINAS

Dejo la puerta del pasillo entreabierta,
la mañana va de un lado a otro de la casa,
entra y sale del comedor
como las mujeres encargadas del servicio.

¿Qué permanece
cuando todo se ha marchado?
¿Qué queda de nosotros entonces?

El viento está en las cortinas

y un instante después
ya no está en ninguna parte.